3. DISEÑO, IMPLEMENTACIÓN Y EVALUACIÓN DE NUEVAS PROPUESTAS DE ENSEÑANZA EN CIENCIAS SOCIALES Y CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN

Página web de referencia:

https://www.educacion.gob.es/teseo/imprimirFicheroTesis.do?fichero=44771

   Para situarnos, este enlace hace referencia a la tercera temática a tratar “Diseño, implementación y evaluación de nuevas propuestas de enseñanza en ciencias sociales y ciencias de la educación”. Se trata de una tesis doctoral, cuya autora es María Martínez Chico, de la Universidad de Almería (2013).

  En forma de resumen, el objeto de estudio de dicho trabajo es la formación de docentes, reconociendo la importancia del docente en la mejora de la enseñanza de las ciencias. Se plantean cuestiones relacionadas al enfoque que debe tener una adecuada enseñanza de ciencias en primaria; las características que debe presentar un programa de formación inicial de maestros; el desarrollo y las mejoras del mismo; etc. Dichas preguntas surgen debido a la escasez de trabajos sobre el diseño y contenido de propuestas de formación inicial de docentes para enseñar ciencias, de la gran divergencia existente en la comunidad científica sobre las finalidades, contenido y estrategias más adecuadas para realizar esta formación inicial…

   El capítulo 1 básicamente es una fundamentación teórica, para partir de una delimitación de las características de un enfoque adecuado de enseñanza de las ciencias. Dentro de este capítulo, encontramos como se hace referencia a la enseñanza de las Ciencias basada en la Indagación. Aquí encontramos como con frecuencia el contenido de la ciencia se reduce a un conjunto de hechos, conceptos, leyes y teorías en las que nos basamos para conocer, explicar y realizar predicciones sobre el mundo que nos rodea; esta es una visión reduccionista. Se debería de relacionar el contenido de la ciencia con lo concreto y cercano.

   A continuación, dentro del mismo capítulo, se alude a la formación inicial de docentes, apartado en el que debo destacar que se trabaja tanto el dominio de la materia a enseñar, como una visión adecuada sobre la ciencia y el trabajo científico, la justificación de la enseñanza de las ciencias, una concepción del aprendizaje, estrategias de enseñanza y evaluación, y por último, la formación eminentemente práctica para ser coherentes con el enfoque IBSE. Dicha formación inicial está enmarcada en una visión general del docente y de su trabajo. Se defiende la necesidad de una enseñanza reflexiva, lo que implica reconocer que los docentes deben desempeñar un papel activo en el proceso educativo, y que la producción de conocimientos y resultados sobre la enseñanza, no se limita a los investigadores en didáctica de las ciencias.

  Para finalizar con este primer capítulo, debo destacar el apartado dedicado a las exigencias de un programa de formación inicial de maestros para desarrollar la enseñanza de las ciencias basada en la indagación, el cual parte de que es posible diseñar y poner en práctica un programa de formación inicial que reúna las exigencias fundamentadas de la formación para enseñar ciencias por indagación.

   La segunda parte está formada por los capítulos 2 (Justificación y diseño experimental para contrastar la primera hipótesis) y 3 (presentación y análisis de los resultados obtenidos en la contrastación de la primera hipótesis). Lo importante aquí es formular la hipótesis de que es posible diseñar y poner en práctica un programa de formación inicial que responda a las exigencias de la formación para enseñar ciencias mediante la indagación. Se presenta el diseño experimental realizado para contrastar la hipótesis, que se concreta en la propuesta de un esquema para el desarrollo de un programa de formación y en la selección de unos ítems de unas encuestas de opinión por parte del alumnado; presentando y analizando los resultados obtenidos.

   Continuamos analizando la tercera parte, formada por los capítulos 4 y 5. Llegados a ese punto se trata de dar respuesta a la hipótesis de si el desarrollo del programa de formación diseñado, ¿es potencialmente significativo para los estudiantes?, ¿produce mejoras en sus concepciones que favorezcan su competencia como docentes?; es decir, si produce cambios en las concepciones de los estudiantes orientados a desarrollar una enseñanza basada en la indagación, siendo valorado de forma positiva. El diseño experimental realizado para la contrastación consiste en un total de cinco instrumentos de evaluación, entre ellos se diseñó y validó un cuestionario destinado a medir el cambio de concepciones didácticas de los futuros docentes. Todo ello se concreta en la operativización en tres aspectos: cambio de concepciones, conocimiento adquirido y grado de satisfacción.

   La cuarta parte abarca los capítulos 6, 7 y 8, siendo estos dos últimos unos artículos sobre las demandas de maestros en activo y materiales curriculares para la enseñanza de las ciencias y la indagación en las propuestas de formación inicial declaradas por los formadores de maestros. Aquí se intenta dar respuesta a si es transferible un programa de esas características y orientado por esos supuestos, formulando la hipótesis de que existen posibilidades de diseminación de un programa de estas características entre los agentes principales de la enseñanza y la formación, concretamente los maestros en activo y los formadores de maestros. Tanto el diseño experimental utilizado con cada uno de los colectivos, como los resultados obtenidos, se muestran siguiendo un formato propio de los artículos.

   Por último, la quinta parte, está formada por el capítulo 9, el cual hace referencia a las principales conclusiones obtenidas, contribuciones del trabajo y prospectiva y oportunidades futuras. El trabajo en general ha producido una aportación fundamentada y evaluada para la formación inicial de maestros para la enseñanza de las ciencias, acompañada, a su vez, de programas de actividades desarrollados y materiales para su desarrollo.

   Para terminar el resumen de este enlace, me gustaría indicar que la contrastación de las cuatro hipótesis formuladas permite concluir que:

  • Es posible diseñar y poner en práctica un programa formativo para enseñar ciencias que responda a las exigencias de la formación inicial respaldadas por la literatura: que aprendan conocimiento científico y didáctico de manera integrada, siguiendo un enfoque por indagación.
  • El programa formativo diseñado: produce una evolución en las concepciones de los futuros maestros sobre ciencia, justificación de la enseñanza de las ciencias, y enseñanza y aprendizaje de las ciencias; produce una evolución en el conocimiento del contenido científico de los estudiantes y logra la satisfacción y valoración positiva del alumnado hacia la asignatura.
  • Las demandas de los profesores en activo generan expectativas sobre la aceptación de una propuesta formativa orientada hacia la enseñanza por indagación.
  • Las declaraciones de los formadores de maestros generan expectativas sobre la diseminación de propuestas formativas orientadas hacia un enfoque de enseñanza por indagación.

  Otros enlaces de interés relacionados con este tercer tema diseño, implementación y evaluación de nuevas propuestas de enseñanza en ciencias sociales y ciencias de la educación” son:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s